La espera nunca puede ser pasiva. No es una espera quieta, no es paciente ni sumisa.

Se espera a través de la atención permanente sobre lo que va sucediendo mientras el tiempo transcurre, miramos todo el tiempo a nuestro alrededor, buscándonos, cuidándonos y acompañándonos entre todas. Nos reconocemos por las calles, identificamos el color verde rápidamente y nos acompañamos sin conocernos pero con una mirada o una sonrisa al paso, para darnos fuerzas, para estar juntas.
Sabemos que la lucha feminista nunca fue fácil y mucho menos ahora. Caminamos por las calles sabiendo que nos exponemos a la cobardía de lxs desesperadxs por impedirnos seguir ganando nuestras libertades. La violencia se ha recrudecido, nos miran con desprecio, nos insultan, nos persiguen, nos tironean del pañuelo y hasta nos golpean por la calle. La impunidad con la que nos enfrentan es llamativa, es grosera. Es esa violencia la que denuncia la ignorancia con la que nos enfrentan, la falta de conocimiento, de argumentos, pero sobre todo, de convicciones.
No nos importa, estamos acostumbradas. Somos violentadas desde hace siglos y cada día somos más fuertes, estamos más organizadas y más juntas que nunca. Sabemos además que la conquista de derechos nunca puede ser el camino equivocado, hemos aprendido de las mujeres más valientes.
Así, mientras esperamos que llegue el 8 de agosto, vamos encontrándonos y reafirmando nuestras convicciones, trabajamos juntas en hacernos cada vez más visibles, más inevitables. Somos conscientes de todo a lo que nos enfrentamos y por eso estamos más presentes que nunca en las calles, en los bares, en los transportes, en las instituciones. Así son las mareas, persistentes, constantes, fuertes. Así somos las mujeres que aprendimos a pelear por nuestros derechos.
Somos mujeres atreviéndose a escribir su propia historia, construyendo nuevos destinos posibles para nuestras vidas, marcando un momento de quiebre del que ya no se puede volver atrás.
Por: Mar Funes

Categorías:Editoriales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *